Próximos eventos

En las próximas semanas, Regalo de Reyes se va de viaje por España (aprovechando en parte mis desplazamientos por motivos de trabajo), literalmente por el norte, centro y sur, y después de haber inaugurado esta "mini gira" con la gratísima charla de la semana pasada en el Café el Despertar, de Madrid, y con los amigos de "Diálogos del Conocimiento".
.
Estos serán los tres encuentros siguientes:
.
* Club de Lectura, el sábado 16 de mayo, a las 17:30, en la Biblioteca Municipal de Zahara de los Atunes (Cádiz).
.
* Charla en el ciclo "Escépticos En El Pub" de Santiago de Compostela, el viernes 22 de mayo a las 21:00, en el "gastropub" Kunsthalle.
.
* Club de Lectura, el martes 9 de junio en la librería Las Heras, de Soria, a las 20:15.
.
* Feria del Libro de Madrid, el domingo 14 de junio estaré firmando ejemplares en la caseta de Booket (nº 253), de 12 a 14  horas.
.
Será un placer para mí charlar con vosotros en cualquiera de estos lugares.

6 comentarios:

  1. Con permiso. La afirmación de arriba es una arbitrariedad. La buena literatura no es ni la que te hace creer en "algo" ni la que te hace "sentir" aquello que sentiste el día que descreíste. La buena literatura es la que te hace creer lo que se le antoje. Freud o Kropotkin, sin ser literatos, son grandes por la sencilla razón de que aunque te cuenten falsedades comprobables, te subyugan y te las hacen creíbles. Pero no le quepa a usted duda de que si algún escritor le hiciera creer de nuevo en los Reyes Magos, le consideraría usted mejor literato que otro que le "recordase" lo que usted sintío el día que se enteró de lo contrario, para lo cual no hace falta ser siquiera literato, sino que de hecho se puede ser incluso imbécil.

    ResponderEliminar
  2. Ana, tienes toda la razón. La frase de arriba no pretendo que se entienda más que como mero marketing, no como un estudio en teoría literaria. Nadie más convencido que yo de la importancia de la sensación de verosimilitud en una obra de ficción, pero tan verosímil necesita ser una buena obra que te "transporte" a mundos fantásticos (digamos, "El señor de los anillos"), como una que te arrastre por lo más cotidiano de la existencia (digamos, el "Ulises" de Joyce), aunque, estrictamente hablando, lo que cuenten ambas obras sea falso de arriba abajo. Sobre este asunto, me permito señalarte una discusión que tuvimos hace poco en un blog filosófico, sobre la "realidad de la ficción": https://senderosdefilosofia.wordpress.com/2015/03/31/el-universo-novelistico-apuntes-para-una-teoria-metafisica-de-la-ficcion-i/comment-page-1/#comment-100
    Un saludo, y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Como verás, Ana, he modificado la frase a la que te referías, en honor a lo pertinente que me ha parecido tu comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, el detalle le honra. Desde luego, al margen de los genios alados de la palabra, existen los profesionales rastreros, por ejemplo "La tienda en casa", veterano espacio de la tele cuyo único fin es que compres lo que te presentan. De entrada, lo que venden siempre me resbala, pero a los 5 minutos de atención, ya comienzo a empaparme de la utilidad del producto, sea una sartén antiadherente, un artilugio para eliminar celulitis, o un tenedor convertible en telescopio. Y no falla, siempre que les concedo la atención suficiente termino convencidísima de la utilidad del objeto y dando gracias al cielo de que alguien haya decidido beneficiar a la humanidad con su invento; y si llevase a la práctica mi inmediato propósito de compra, tendría la casa llena de trastos que mi marido me arrojaría a la cabeza cada vez que discutiéramos por algo, verbigracia cuando le recrimino el tiempo que gasta con los amigotes en el bar de la esquina para volver a casa hecho unos zorros y encima respondón. Por supuesto, mi afición a "La tienda en casa" es puramente experimental, quiero decir, por sentir que me convencen de que necesito algo que en realidad no necesito. Al día siguiente lo he olvidado totalmente ¡y gracias!, porque así reina una armonía aceptable en el hogar. Lo que me extraña es que ningún partido político se haya servido aún del invento para convencer al ciudadano ocioso de la necesidad de votarle...y encima ¡gratis!.

      Eliminar
    2. Gracias a ti, Ana. No sé si lo que me quieres decir es que debería cambiar mi método de márketing por el de La Tienda En Casa

      ;-)

      Saludos

      Eliminar
    3. Pues no quería decir eso, pero seguro que los resultados no te decepcionarían. Te lo dice una que sabe.
      Saludos.

      Eliminar